Compártelo en:

diciembre 02, 2010

Agua Bendita

¿Cuál es la cura más fácil, más barata y más rápida cuando ya no das más? El agua.

La fatiga es, después de todo, uno de los primeros signos de la deshidratación. La pérdida del 1 o 2% del agua del cuerpo es suficiente para perturbar el pensamiento. Una deshidratación completa puede causar un desequilibrio en los electrolitos, como el sodio y el potasio que ayudan a  los músculos y al funcionamiento del corazón. Cuánta agua necesitás depende de tu actividad (1 o 1 1/2 vaso cada 15 minutos mientras hacés ejercicio) y de dónde vivís (perdés más líquidos en lugares calurosos y húmedos que en la altura).

Se sugiere que las mujeres consuman 11 tazas de líquido todos los días, anque no todo tiene que ser agua. Alrededor de ocho tazas pueden ser de otras bebidas, incluyendo café y té (la vafeína no es deshidratante como alguna vez se pensó) y el resto de otros alimentos: la sandía, los pepinos y la mayoría de las frutas y verduras son fuentes obvias (una taza y media de sandía posee casi una taza llena de agua).

Además hay otras comidas que poseen más agua de lo que uno puede sospechar: la avena y las chauchas y aun un sandwich de pavo tienen por lo menos media taza.


Fuente: Revista Women´s Health Argentina Edicion Agosto 2008
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...