Compártelo en:

noviembre 16, 2010

Jardinería por Placer

Con la primavera renace la vida en el jardín y ello obliga a duplicar los cuidados para que el entorno sea una fiesta a la vista.

Luego de la estación de reposo durante la cual mantuvimos al jardín con las tareas necesarias para defenderlo del frío, comienzan a brotar y florecer las diferentes especies que requerirán del jardinero esfuerzos multiplicados.

Canteros siempre vistosos
Todavía se está a tiempo de comenzar un cantero, especialmente si ya se trabajó la tierra con ese destino. La elección de las plantas se hará de acuerdo a su porte, frondosidad, color, forma y perfume con el objetivo de dar idea de profundidad.



Para ello se deberán intercalar las plantas altas con las de porte más bajo y a la vez se incluirán herbáceas, anuales, aromáticas y hasta hortalizas que convivan amablemente en el mismo espacio. En los canteros ya establecidos habrá que mantener esa imagen armónica que tanto cuesta lograr, por eso es fundamental un seguimiento dedicado.

Trabajar en el jardín en esta época del año puede resultar una experiencia renovadora por lo gratificante que es entrar en contacto con la tierra a plena luz del sol. He aquí algunos puntos a tener en cuenta:

Suplir las plantas que ya cumplieron su ciclo por las de floración estival como Tagetes, Tropaeolum (Tacos de reina), Cleomes, Lavaeras, Salvias, Petunias, Phlox, Asters, Zinnias, Violas, Nicotianas, Clarkias, Cosmos, Coreopsis, Dalias, Gladiolos, Cannas.

Introducir gramíneas que al moverse con la brisa le dan dinamismo al cantero.

Incluir plantas capaces de ahuyentar a los enemigos del jardín, como por ejemplo Chrysanthemum parthenium (piretro), Caléndulas, Allium sativum (ajo) Matricaria chamomilla (manzanilla), etc.

Preparar almácigos en forma escalonada para mantener siempre en flor las anuales del cantero.




Texto extraido de Revista Jardines del Diario El País
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...